GreyOrange. Robots que reinventan el funcionamiento de los almacenes. “Startup” de la semana

GreyOrange es considerada por muchos como el siguiente unicornio en el área de la robótica. En 6 años de operaciones han crecido hasta más de 600 empleados, y aunque en algunos aspectos puedan aun parecerse a una startup, ya operan como una empresa multinacional tecnológica. De ahí las comillas de “startup” en el título.

 

Logo GreyOrange Singapur

 

GreyOrange ofrece soluciones completas para gestionar almacenes en tiempo real con la ayuda de robots. Puede sonar algo aburrido dicho así… pero están CAMBIANDO EL MODO EN EL QUE SE OPERA EN LOS ALMACENES y están abriendo un NUEVO MERCADO que podría llevar a que en pocos años, existan almacenes en los que no sea necesario emplear a personas.

Conocimos a Samay (co-fundador, CEO de GreyOrange y entrevistado) en el evento EmTechAsia, de Singapur (puedes clickar AQUÍ para más información sobre el evento). La compañía está localizada en Singapur aunque mantiene el departamento de I+D en India.

Una vez hechas las presentaciones, ¡conozcamos los secretos mejor guardados de GreyOrange!

 

Fundadores Startup          Idea Startup          Proceso Startup

Financiación Startup          Futuro Startup          8-consejos

 

¿Quiénes son los cerebros detrás de GreyOrange?

Los fundadores de GreyOrange son Samay (treinta y pocos) y Akash (de veinti-muchos). Ambos nacieron en India y fueron a la Universidad BITS Pilani, en el norte del país.

 

Samay Akash fundadores GreyOrange

 

El primer año se dedicaron a estudiar y acostumbrarse al nuevo entorno, pero todo cambió el segundo año. Estaban sedientos de nuevos retos.

“Empezamos a participar en competiciones para crear robots. Lo que no nos esperábamos es que las íbamos a ganar.

Pensamos en dos opciones para explicar esto. Que éramos muy muy inteligentes o que algo no funcionaba bien en estas competiciones. Pensamos en la segunda opción, así que decidimos dar el salto y participar en competiciones internacionales.

La más importante de las que hicimos fue las ROBOlimpiadas (ROBOlympics, renombradas más tarde a RoboGames) en San Francisco. El primer año quedamos los sextos de 30 países que participaban, lo cual estuvo muy bien, ya que no quedamos ni últimos ni primeros, así que mantuvimos la motivación necesaria para seguir intentándolo.

 

El siguiente año, construimos dos robots Kung Fu y ganamos las ROBOlimpiadas. Un robot ganó el oro y el otro la plata. Así que pensamos: esto ya está, ¿qué hacemos ahora? Una vez que ganamos ya no queríamos participar otra vez, ya no tenía emoción la cosa.

Mientras seguíamos estudiando en la Universidad, fuimos un año a Estados Unidos para  trabajar en algunos proyectos tecnológicos: coches autónomos y una casa encantada, entre otros.

Fue un año muy divertido.

Cuando nos graduamos habíamos viajado tanto que sólo queríamos quedarnos tranquilos en un sitio durante un tiempo. Visitábamos unos 14 países cada año. Durante los 3 años que asistimos a competiciones, tomamos más de 500 vuelos cada uno.”

 

¿De dónde surge la idea?

La post-graduación es un momento duro para muchos estudiantes. Llega el momento de decidir “¿qué hacer ahora?”. A veces la cantidad de opciones o el miedo a elegir el trabajo equivocado bloquea a muchos, pero Samay y Akash lo tenían claro.

“Al graduarnos en 2011 decidimos que queríamos construir hardware, lo teníamos claro. Estuvimos buscando empresas pero ninguna nos convencía así que decidimos montar nuestra propia startup, GreyOrange.

 

No teníamos ni idea de que íbamos a hacer, pero decidimos tirarnos a la piscina.

Ese es el motivo por el cual el nombre de GreyOrange no tiene nada que ver con lo que hacemos. Las palabras son dos colores (gris y naranja) que representan 2 valores que tenemos siempre muy presentes. El gris representa la experiencia, por las canas, y el naranja la creatividad y diversión, dos cosas que son esenciales para nosotros.”

Veo algunas similitudes en el caso de GreyOrange y el de Velohub respecto a que la idea de emprender llega antes que la idea de en qué hacerlo o qué montar.

Sin embargo, Samay y Akash, fueron más allá y fundaron la empresa directamente, lo que muestra un gran compromiso y determinación, cualidades esenciales para triunfar.

 

GreyOrange página web

 

Estoy seguro de que tienes la siguiente pregunta en mente: ¿qué pasa después?

 “Nos llevó un año decidir qué haríamos, estuvimos construyendo robots para algunos clientes pero no nos centramos en nada específico. Después de ese año, decidimos que debíamos centrarnos en algo más concreto.

De los tres sectores que analizamos, decidimos entrar en el logístico.

Encontramos un problema bastante claro. Hoy en día estamos digitalizando todo lo que nos rodea pero no estamos pensando en cómo mover los productos físicos en los almacenes.

 

Los principales motivos de esta súper-digitalización son el comercio online e Internet. Además, la producción cada vez es más flexible y la customización en masa es la tendencia hoy en día. ¡Los consumidores tienen más opciones que nunca! Ya no podemos mantener inventarios de 6 meses, tenemos que producir lo que va a ser consumido AHORA.

Había un agujero negro en lo que se refiere la gestión de los almacenes en tiempo real  con los requisitos que esta nueva era exige. Se puede decir que hemos creado este mercado, y que gracias a nosotros, muchas compañías han empezado a pensar: ¡Ey! Puede que haya un problema aquí.

 

¿Cómo se construye el gigante que es GreyOrange hoy?

Tras el primer año, ya habían elegido la industria en la que se especializarían, pero aún quedaba mucho por recorrer hasta alcanzar el “market share” que disfrutan hoy en día, 92% del mercado en India.

 “Los dos primeros años, estuvimos muy concentrados en construir el producto. No es lo mismo construir un hardware que funcione, que construir un hardware que funcione infinitamente. Si pensamos en sistemas mecánicos que trabajen 24 horas al día durante 365 días al año, hay muy pocos.

Fueron momentos difíciles probando diferentes tecnologías para llegar al siguiente nivel. Una vez que llegamos al 98%, quedaba un gran salto para llegar al 99.9%. El proceso no es incremental, es más bien logarítmico, así que cuanto más nos acercábamos al 100%, más tiempo nos llevaba mejorar un poquito.”

 

Después de este periodo empezaron a vender sus 2 principales productos: los “Sorters” y los “Butlers”, y ¡voilà! consiguieron el 92% del mercado en India. Samay me explica este fenómeno con una curiosa analogía.

 

butler sorter productos GreyOrange

 

“Ocurrió en solo 3 años. Me gusta llamarlo efecto dominó. El modo de conseguir este market share es hacerse con unos pocos clientes durante los primeros años. Si el producto es apropiado, que en nuestro caso lo fue, el resto de la industria colapsa como un dominó.

Si éste lo tiene y este otro también, yo también lo quiero.

Así, el tercer año pasamos del 5 al 92% del mercado indio, en el segmento de la clasificación de paquetes en almacén. Tuvimos una época en la que teníamos que posponer los pedidos porque no dábamos abasto.”

Si te estás preguntando cómo funcionan los robots de GreyOrange, aquí te dejo un vídeo del “Butler”.

 

 

Al investigar sobre GreyOrange antes de la entrevista, encontré unos robots que se parecían mucho a los “Butlers” de GreyOrange, pero sus nombres eran “Kiva Robots”.

Esta compañía fue comprada por Amazon en 2012 por 775 millones de dólares. Tras la compra dejaron de vender sus productos. Parece que Amazon quiere mantener en secreto el know-how, de hecho ya han cambiado el nombre de Kiva por Amazon Robotics.

Era una pregunta obligada: ¿cuáles son las diferencias entre un “robot Kiva” y el “Butler” de GreyOrange?

“Pueden parecer similares a primera vista ya que el hardware es bastante estándar para este producto, pero el software es lo que marca la diferencia.

 

Hay dos diferencias fundamentales. La primera es que nosotros usamos aprendizaje automático (machine learning). Nuestro punto fuerte es que optimizamos las operaciones en el almacén usando la información que viene del exterior. Cada vez que los “butlers se despiertan” no tienen ni idea de qué harán ese día. Improvisarán en función de los flujos de información que reciban.

 

Por ejemplo, si tienes que procesar 2 productos, ambos con status de urgencia, pero solo tienes capacidad para procesar uno, ¿cómo tomas la decisión? Si no tienes en cuenta lo que viene del exterior, procesarás el producto que tenga un menor tiempo de procesamiento.

Sin embargo, nosotros tenemos en cuenta más de 50 variables con las que el sistema tomará decisiones en tiempo real, dependiendo de los diferentes inputs de información.

Además, los algoritmos que usamos hacen que los robots piensen muuuuy rápido. El tiempo necesario para calcular qué hacer también es una variable.

Otro ejemplo sería el mantenimiento preventivo. Si un robot queda inutilizado por sobrecalentamiento, el sistema analizará qué ocurrió. Si fue debido a que el motor alcanzó cierta temperatura, la próxima vez que aparezca este mismo patrón, el sistema ordenará al robot que disminuya la velocidad para refrigerar el motor.

 

La segunda diferencia es que no sólo nos encargamos de la recogida de paquetes y reposición de inventarios en el almacén, sino que trabajamos con soluciones completas que abarcan todos los aspectos del mismo.

 

Pregunté por el precio de un “Butler” pero según me comenta Samay, no se venden individualmente. Venden la solución completa con los “butlers” que sean necesarios.

“Una solución con “sorters” podría empezar en torno a los 500.000 dólares y una solución con “butlers” alrededor de 1.000.000 de dólares, pero cada caso es único.”

 

Butler GreyOrange

 

Puede parecer mucho dinero a primera vista, pero con un retorno de la inversión de 3 a 12 meses, el sistema parece funcionar a las mil maravillas.

 

¿Qué hay del capital?

Dos son los fondos de capital riesgo que han invertido en GreyOrange, Tiger Global (de Estados Unidos) y Blume Ventures (de India).

Tras una serie A en abril de 2014 en la que levantaron 8 millones de dólares, en agosto de 2015 levantaron otros 30 millones en una serie B.

“Aunque se comenta que es difícil encontrar financiación para productos de hardware, nosotros no tuvimos muchos problemas para ello. La clave es que nos hemos centrado en soluciones prácticas en vez de en aplicaciones hipotéticas o futuras. Empezamos directamente con algo que tuviera potencial comercial.

Por el momento no planeamos más rondas de financiación. Podemos permitirnos crecer orgánicamente.”

Los ingresos anuales no son públicos pero conseguí que me dieran una pista: dos dígitos de millones de dólares al año ($x0.000.000), nada mal para una empresa que lleva 6 años operativa.

 

¿Qué le espera a GreyOrange en el futuro?

¿Estáis planeando una posible salida a bolsa?

“Todavía no, estamos creciendo demasiado rápido ahora, así que queremos centrarnos en ir consolidando este crecimiento.

Primero tenemos algunos mercados clave en mente, Japón y Europa Occidental. De hecho abrimos una oficina en Hannover (Alemania) en marzo de este año.”

 

A día de hoy, sus clientes tienen una capacidad instalada de clasificación de productos de 3 millones de paquetes al día. Cuando pregunto a Samay sobre un objetivo futuro en base a este indicador, me da un objetivo diferente pero todavía ambicioso.

“El objetivo sería que el 1% de todos los paquetes que se mueven en el mundo, se muevan en almacenes que usen nuestra tecnología.”

 

Llegados a este punto de la entrevista, Samay me comenta su visión sobre el futuro de los robots en los almacenes y de las cadenas de suministro en general.

“Creo que todo esto acabará en una cadena de suministro de valor global, todo será como en los almacenes que diseñamos ahora, pero a escala global.

Todas las decisiones, como la decisión de hacer envíos por barco o avión, serán tomadas en tiempo real usando miles de variables y siempre intentando maximizar el valor de la cadena de suministro entendida como un ente único.

 

Sobre el futuro de los robots en los almacenes, creo que es absolutamente posible tener almacenes sin personas que trabajen en ellos. Pero acabará siendo nuestra decisión.

Nos sorprendió mucho ver que la rotación de personal en los almacenes de India es del 300%. Las condiciones son tan malas que la gente está ahí 3 o 4 meses y luego se va.

Por el momento se trata de hacer la vida de los trabajadores más fácil. De aquí a 5 años será cuando tengamos que decidir si queremos almacenes 100% automatizados, ya que la tecnología lo permitirá, o queremos mantener a gente trabajando en ellos.”

 

¿Algún consejo para otros emprendedores?

Perseverancia. Sinceramente, creo que con trabajo duro todo acaba saliendo.

Así que primero elige una idea, y luego, trabaja tres veces más duro para hacerla realidad que lo que trabajaste para llegar a ella. La gente tiende a pensar que la idea es lo importante, pero eso no es verdad.

Yo creo ciegamente en la ejecución, principalmente porque la idea cambia completamente cuando la estás ejecutando.”

 

Con este gran consejo terminamos la entrevista.

Lo que ha conseguido GreyOrange en el mercado de la gestión de almacenes en tiempo real, es crear un océano azul donde poder disfrutar prácticamente de todo el mercado hasta que otros tiburones entren en juego y el océano se vuelva rojo y competitivo (Estrategia del océano azul).

 

Para cuando eso ocurra, GreyOrange estará probablemente en el siguiente nivel, ya que a día de hoy,  están invirtiendo el 25% de sus ingresos en I+D y el 60% de su plantilla pertenece a este departamento.

Seguiremos muy de cerca los avances de GreyOrange aunque estamos convencidos que les irá muy pero que muy bien. ¡Muchas gracias por todo!


Esto es todo por esta semana, ¡esperamos que os haya gustado la entrevista tanto como a nosotros hacerla!

¿No te quieres perder la próxima startup de la semana?? ¡Muy fácil, sólo tienes que suscribirte aquí debajo!

 

Sergio Molino

¡Eyyyy! Soy Sergio, un tipo de ventipico años, curioso, aventurero y amante de la innovación, nuevas ideas y, por supuesto, de Ambitious Tracks ;) Únete a nuestra aventura!

One thought on “GreyOrange. Robots que reinventan el funcionamiento de los almacenes. “Startup” de la semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *