Dawei y las playas de sus alrededores. ¡Los mejores días en Myanmar!

En este tercer episodio del “Diario de Myanmar”, explicaré todo sobre las increíbles y paradisíacas playas de los alrededores de Dawei: Maungmagan, Grandfather’s, Sin Htauk y Paradise beach. Creo que puedo decir con bastante seguridad que ¡aquí pasé los mejores días de los 50 que estuve por Myanmar!

 

Entrada a Grandfather's beach

 

Si estás buscando sólo información práctica, te vamos a hacer la vida un poco más fácil con estos links internos que tienes aquí de bajo. ¡Para que vayas directamente al detalle! Si quieres saber cómo fue toda la aventura (realmente fue una aventuraza), puedes seguir leyendo debajo 😉

*Los nombres de las ciudades cambian bastante de inglés a español (Dawei=Tavoy, Myeik=Mergui así que usaré los nombres en inglés ya que son los que usan los locales por allí).

 

  1. Cómo ir de Dawei a Myeik (En la parte final del artículo)
  2. Alojamiento y alquiler de moto en Dawei
  3. Coconut guesthouse, cerca de la playa de Maungmagan
  4. Mapa de las playas de los alrededores de Dawei (¡Muy útil!)
  5. Locura de aventura, muy Ambitious Tracks
  6. Cómo llegar a la playa de Maungmagan
  7. Festival del final de la época de lluvias
  8. Comprando una tarjeta SIM en Myanmar
  9. Cómo llegar a Mawlamyine (Mawlamyaing en español) desde Dawei
  10. Cómo llegar a la playa Paradise e información sobre los bungalows allí
  11. Cómo llegar a la playa de Sin Htauk e información sobre los bungalows allí
  12. Cómo llegar a la playa Grandfather’s (del abuelo en español)
  13. ¡Hasta la próxima Dawei!

¡Vamos a ello!

 

Llegada a Dawei. Más jaleo de lo esperado – Día 4

Como ya conté en el episodio anterior (viaje en Myeik), el trayecto de Myeik a Dawei no empezaba de la major manera posible con ese sobaco apestosillo en mi cara.

 

Por suerte, aparte de ese pequeño detalle, la carretera era bastante mejor que la que unía Kawthaung con Myeik, aunque eso sí, las curvas seguían ahí.

Antes de la primera parada ya tuvimos algo de marcha. Una chica empezó a vomitar como si no hubiera mañana y se pasó así gran parte del viaje. Realmente me sorprendió que no hubiera ocurrido antes porque los viajes por carretera se las traen. Cuando te montas en un autobús o mini-bús te dan agua y lo más importante, una bolsa para que vomites, lo tienen todo controlado 😉

Pero oye, ¡el viaje tuvo sus momentos graciosos también! En la primera parada y mientras pagaba, me di cuenta de que algo me estaba chupando la pierna, ¡era un bebé oso! No sé que haría por ahí pero era bastante salado intentando subirse a la mesa.

 

Oso parada viaje Myeik Dawei

 

El resto del viaje continuó sin sobresaltos, acabamos llegando a Dawei sobre la 1 pm y la chica dejó de vomitar y sobrevivió al viaje.

La primera impresión que tuve de Dawei desde el minibús fue: ¡Uauhh! ¡Me han cambiado de país! Todo estaba mejor organizado, había más calles asfaltadas, líneas en las carreteras, todo estaba más limpio y había hasta carteles con las calles en inglés. El contraste con Myeik era evidente. Aun así, seguía sin parecer un lugar turístico, pero se notaba que se estaban preparando para ello.
 

Buscando alojamiento barato en Dawei. El primer reto

Me dejaron en una pensión que ya había fichado en MAPS.ME. El nombre es “Wonder Luck guesthouse”. Fui allí y me dijeron: perdona, no tenemos licencia para alojar extranjeros. Fui a otro lugar cerca, llamado “Sein Shwe Moe guesthouse”, la habitación costaba 8.000 kyats la noche (6.15€) y tenían licencia para alojar extranjeros pero todas las habitaciones estaban completas :/

 

Mapa pensiones baratas Dawei

 

El señor fue muy agradable y me aconsejó otra pensión baratilla donde podría quedarme, además de un lugar (el nombre es Focus, ver mapa) para alquilar una escúter por 8.000 kyats al día. La moto con marchas costaba 6.000 kyats. Tan solo me pidieron una fotocopia del pasaporte. Nada de fianza, ni dejar el pasaporte y pagaría cuando devolviese la moto. Imagino que aún no han tenido malas experiencias con turistas y por eso son tan poco estrictos con este trámite, ¡disfrutemos mientras dure!

La chica de la tienda donde alquilé la moto me aconsejó que si no encontraba alojamiento en la ciudad, podía ir a “Coconut guesthouse” (cerca de la playa de Maungmagan) o intentar dormir en el monasterio gratis (pero que estaba a unas 3 horas de Dawei en moto).

 

Tras estos consejos cogí la moto y fui a otra pensión, “Dream Emperor”. Sólo tenían una habitación disponible por 10.000 kyats (7.7€), pero eran todavía las 3 de la tarde y me sentía cómodo así que decidí ir a probar suerte en “Coconut guesthouse”, a unos 35 minutos de donde estaba. ¡ERROR!

Me puse en marcha. ¡La carretera estaba decente y el paisaje era genial! Palmeras, campos de arroz, algunas colinas y varios pueblitos a lo largo de la carretera.

 

Merodeando Dawei
 

Llegué a Maungmagan, el pueblo donde estaba “Coconut guesthouse”. La pensión estaba bastante escondida así que me llevó algo de tiempo encontrarla, pero preguntando se llega a Roma como dice el dicho. El pueblito tenía su encanto: playa, pequeñas tiendas y cero presencia del turismo de masas internacional, todo gente local.

 

Pueblito alrededores Maungmagan beach

 

¡Finalmente llegué a “Coconut guesthouse”! Aparqué la moto y fui la recepción y… adivina qué pasó. Todo lleno 🙁 y ya eran las 4pm. Me ofrecieron dormir una noche gratis en la recepción con la condición de coger un bungalow al día siguiente, ya que había gente que se iba. Pero el bungalow costaba 25.000 kyats (17€) así que la idea no me sedujo demasiado.

A pesar de todo, me dieron este útil mapa con las playas de la zona y el tiempo estimado para llegar a ellas.

 

Mapa playa alrededores Dawei

 

¿Tomando la decisión equivocada?

Tenía dos opciones ante esta situación. La primera, volver a Dawei y coger la habitación que quedaba libre en el Dream Emperor y descansar finalmente o hacer lo que mi cerebro aventurero y, en algunas ocasiones demasiado aleatorio, estaba más dispuesto a hacer, conducir 2 hora más con el mochilón, llegar al monasterio y dormir allí gratis. ¡GRAN ERROR! (Aunque en aquel momento parecía sin duda la mejor opción).

Las siguientes horas no aportan demasiada información sobre Dawei pero fue una aventura bastante curiosa así que si la quieres leer, pincha a continuación: Aventuras buscando alojamiento en Dawei.

Si no, y para más consejos, sigue leyendo 😉
 

Playa de Maungmagan – Día 5

Este fue un día bastante relajadito, no demasiadas aventuras, lo cual se agradece de vez en cuando y más después de todo lo que pasó el día anterior…

Por la mañana me desperté a las 7 am para despedir a mi nueva colega indonesia y ¡abandonar el suelo! Ya en el colchón dormí un poco más y luego me pasé toda la mañana escribiendo, había mucho que contar.

El plan del día era visitar la playa de Maungmagan. Es la más cercana a Dawei y no me apetecía conducir demasiado ese día. Las fuerzas iban a ser necesarias para lo que estaba por venir.

 

Llegué al pueblito cerca de la playa. La carretera era fácil y con un paisaje muy interesante por el camino. Desde el pueblo era muy fácil llegar a la playa. En la calle principal en frente de la playa había muchos restaurantes locales, cada uno de un color. La atmósfera era vibrante.

 

Restaurantes playa Maungmagan

 

Aparqué la moto y empecé a caminar y a caminar por la playa (1 horaza) hasta que llegué a un punto clave donde poder disfrutar de la puesta de sol. El lugar era mágico. Sin duda Myanmar estaba siendo el país de las puestas de sol. Tres geniales en los cuatro primeros días, ¡nada mal!

 

Puesta sol Maungmagan beach

 

Tras la puesta de sol y cuando empezó a oscurecer me volví. Los colores del cielo y su reflejo en el mar hacían la estampa increíble.

 

Una vez en Dawei me fui a cenar al “Tavoy’s Kitchen”. Este sitio es perfecto si quieres recordar algo más familiar que los restaurantes birmanos. Sigue siendo birmano pero tienen menú (lo que no es normal en la Myanmar rural, donde con suerte te enseñan las cazuelas con la comida que tienen) y tienen un buen nivel de inglés (tampoco demasiado común). Es un lugar frecuentado por algún que otro extranjero, así que es un buen lugar para conocer otros viajeros.
 

El festival del final de las lluvias

Esa noche había un gran desfile por toda la ciudad para celebrar el fin de la época de lluvias (a principios de noviembre). Empecé a entender porque todos los hoteles estaban llenos esos días, así que cuidado si piensas pasarte por Dawei durante esas fechas.

En el restaurante pregunté de qué iba el desfile y dónde estaba el sitio donde tendría lugar el meollo. Me dijeron que el gran momento ya había pasado, que había sido a las 6 pm en la principal pagoda de la ciudad y que era allí donde había empezado el desfile (y ya eran las 9.30 pm).

Desde ahí, partían 3 camiones con la música por las nubes y otros 28 camiones más pequeños con una mini-pagoda cada uno de ellos que irían dejando en diferentes puntos de la ciudad según avanzaba el desfile. Sobre las 3 de la mañana, toda la ciudad saldría a la calle para rezar ante la mini-pagoda que tuviera más cerca.

 

Así que algo decepcionado me volví a la pensión. Allí me encontré con el colega finlandés que había conocido el día anterior. Él había estado en la ceremonia desde el principio y me dijo que estuvo genial. Como era de esperar, él era el único extranjero por allí y todo el mundo le daba comida y bebidas a lo largo del recorrido. Me dijo que aun podría llegar al final, que sería cerca de la pensión.

Fui a echar un vistazo y efectivamente vi la parte final, ya sólo estaban los 3 camiones con el musicote. La atmósfera era vibrante y divertida con camiones llenos de luces de todos los colores. Unos jóvenes se me acercaron para charlar un poco y darme unas bebidas. Tras un par de selfies, me volví a dormir a la pensión.

 

Ya eran las 12 de la noche y el próximo día tenía un laaargo camino hasta la playa Paradise (Paraíso), el lugar donde planeaba quedarme para disfrutar de la luna llena más brillante en 20 años (o eso se decía).
 

Llegando a Paradise beach. El Segundo reto – Día 6

Sí. Caí en la tentación. Consiguiendo una SIM card en Myanmar

El día empezó a una hora decente. Antes de lanzarme a la carretera (no en sentido literal), arreglé un par de detalles.

Una tarjeta SIM (lo sé… caí en la tentación de tener Internet en cualquier lugar) lo que me costó 1.500 kyats (1 eurazo) por la tarjeta y 3.000 kyats (2€) por meter saldo. No supe cuántos megas me dieron en aquel momento, pero varios días después comprobé que fue sobre los 600MB.

 

Luego me pasé por una agencia para preguntar por el autobús a la siguiente ciudad y su horario. Me iba para “x” días a una playa perdida en medio de la nada, así que mejor dejar estas cositas atadas.

El autobús a Mawlamyine costaba 12.000 kyats (8.15€) por un viaje de 7 horas y saldría a las 11 de la noche, lo que me parecía de lujo ya que me ahorraba una noche de pensión. Finalmente descubrí que había más horarios, también por la mañana y tarde, y acabaría tomando un autobús a las 5.30 de la tarde.
 

De camino a “Paradise beach”

Dejé la pensión y a las 12.15 pm ya estaba de camino a Paradise beach. Supe de esta playa por mi colega indonesia.

Los bungalows costaban 35.000 kyats (23.8€) por noche con desayuno incluido pero tambén estaba la opción de montar tu propia tienda o dormir en una de las hamacas por 10.000 kyats (6.8€) y también con desayuno incluido. Para más información puedes echar un ojo a su web, donde te explican cómo llegar con transporte público, por si no te apetece coger una moto, además de algunos consejos útiles más.

Esta playa estaba a 2.5 horas de Dawei y parecía realmente un paraíso según las fotos que había visto. Según me iba alejando de la ciudad el paisaje se iba volviendo más salvaje y bonito al mismo tiempo. El hecho de conducir por esas carreteras era un absoluto placer para mis sentidos 😉

 

Río peninsula Dawei

 

Tras hora y media, y con la mitad del camino recorrido, me paré a comer. Encontré un sitio bastante cuco para ello.

 

Restaurante carretera camino Paradise Beach

 

El chico era muy majete y me ofreció (pagando, claro) un zumo de caña de azúcar. Al principio no estaba muy seguro de cómo iba a saber eso ¡pero resultó estar delicioso! De hecho me acabé pidiendo otro. El modo en el que lo preparó también fue muy interesante. En la foto puedes ver la máquina que usó para aplastar la caña y exprimir todo el zumo.

 

Zumo caña azúcar camino Paradise beach

 

La comida fue un enorme “pad thai” con pollo, verduras y gambas. Estaba delicioso y ¡pagué 1.600 kyats (1.1€) por todo!

 

Una hora más tarde, volví a la carretera para hacer el resto del camino. La carretera se iba haciendo más y más estrecha pero todavía estaba bien la cosa. Los niños se sorprendían más de ver a un extranjero a medida que me iba acercando a mi destino. Salían corriendo de sus casas tan sólo para decirte hola y dedicarte la más dulce de sus sonrisas 🙂

De repente me encontré con esta señal, ¿tú entiendes? porque yo…

 

Dónde girar ir Paradise Beach Dawei

 

Me quedé un poco cazando moscas, pero tras hablar con unos locales me indicaron que tenía que seguir por la derecha.

No sabía aún cómo sería la playa en persona pero ¡sólo el viaje por carretera ya estaba mereciendo la pena!

 

Llegué al pueblito donde se suponía que tenía que girar a la derecha para ir a la playa. Vi esta señal, así que supe que estaba en el camino correcto.

 

Cómo llegar playa Paradise beach

 

El camino parecía ambicioso pero medianamente factible. Peeeero… fue empeorando más :/

 

Camino bungalós Paradise Beach

 

Y más… aunque a la vez que empeoraba, se iba haciendo más intrigante y misterioso.

 

Vista camino Paradise Beach

 

Amor a primera vista <3

Finalmente conseguí llegar, aunque no sin haber flipado con el camino hasta allí. Tuve algo de miedo en varios momentos y por suerte el camino estaba seco, no me quiero imaginar cómo sería hacer todo eso con lluvia :/

Pero luego vi esto:

 

Paradise beach atardecer

 

Y me di cuenta de que el duro camino merecía la pena con creces (bonita lección de vida aquí). ¡Una playa increíble para unos pocos bungalós y 4 hamacas!

 

Bungalós Paradise beach Dawei

 

El lugar había sido abierto recientemente y ya estaba reservado para todo el próximo mes. Sólo quedaba libre la opción de ir a la playa y dormir en la hamaca, así que de buena gana me quedé con esa.

Tuvimos una deliciosa cena común como motivo de la luna llena. Unas 20 personas sentadas alrededor de una mesa enorme. Arroz, pescado, ensalada y sopas típicas de la zona ¡por sólo 2.000 kyats por cabeza (1.35€)!

Después de la cena, preparamos una fogata en la playa para disfrutar de la brillante luna llena mientras seguíamos charlando. Para variar, me quedé de los últimos por allí. ¡Disfrutar esa playa con esa luna no tenía precio!

 

Sobre la 1 am y con el sonido de las olas de fondo, tocaba irse a dormir a la hamaca-capullo (quedabas envuelto en la hamaca como en una crisálida gracias a una cremallera, que muy convenientemente, evitaba que te acribillasen los mosquitos). El mejor día en Myanmar hasta el momento llegaba a su fin 🙂
 

Camino de “Sin Htauk beach”. El tercer reto – Día 7

El sol y el sonido de las olas me despertaron sobre las 8.30. Un bañito para empezar el día con buen pie y me fui a desayunar unas ricas tortitas con plátano.

Otro chico español que estaba por allí me preguntó sobre mis planes. Le dije que probablemente visitaría una playa de los alrededores así que acordamos ir a Sin Htauk, a unas 2 horas de donde estábamos.

Todo iba genial a lo largo de la carretera principal y los primeros 15 minutos del desvío hacia la playa fueron muy divertidos, con subidas y bajadas, y sin excesivo baches.

Llegamos a un pequeño pueblo y el camino empeoró, parecido al que había para llegar a Paradise beach, pero éste mucho más largo.

Llego un momento en el que estábamos en medio de la jungla y el camino era casi inexistente.

 

Llegando Sin Htauk beach

 

Fue así durante un buen rato, difícil pero no imposible. Minutos después… nos quedamos atascados en el barro. Había llovido no hacía mucho tiempo y nos topamos con una zona llena de manglares por los que no podíamos pasar con las motos.

Acabamos dejándolas para seguir a pie. Tras unos minutos preguntándonos seriamente si estábamos en el camino correcto, vimos estos pequeños carteles.

 

Camino playa Sin Htauk

 

Dos minutos más tarde, y detrás de una pequeña colina, finalmente vemos esto 😉

 

playa Sin Htauk

 

Sin Htauk. ¡Playa increíble y el “mejor” viaje!

¡Lo habíamos conseguido! Un trayecto bastante indescriptible pero el lugar era ¡WOOOWW! Había unos pocos pescadores por allí y nosotros dos. Ya. Nos pasamos un buen rato viendo cómo trabajaban. Era un estilo de pesca totalmente artesanal pero resultaba muy interesante ver la sincronización que tenían durante todo la pesca.

 

Pescadores Sin Htauk Dawei imágenes Myanmar

 

Después de pasarse un par de horas bajo el sol y con más de 10 tíos trabajando, sacaron menos de 100 kilos de gambitas… Un cálculo rápido sobre cuánto puede costar ese pescado en un restaurante y puedes entender cómo de bajo es su salario. Aún así, allí estaban con las mejores de sus sonrisas y contentos de vernos en un sitio tan remoto. Hasta nos dijeron si les queríamos echar una mano tirando de la cuerda para cerrar la red.

 

Pescadores Sin Htauk beach

 

Más tarde fuimos al otro lado de la playa. Vimos que había unos pequeños bungalós en construcción, muy parecidos a los de Paradise beach.

 

Hablamos con los trabajadores que estaban por allí y resultó que entre ellos estaba el propietario. Nos dijo que en un mes planeaban abrir (esto fue en noviembre 2016, así que ya deberían estar abiertos). Le preguntamos sobre la dificultad con el papeleo y nos comentó que había sido un proceso tedioso. Incluso siendo local, como era este hombre, ¡le había costado 3 años! Para saber más, puedes echar un vistazo a su web aquí.

Llegó el momento de dejar las cosas en la orilla de la playa y darse un chapuzón en esas aguas cristalinas antes de volver a la carretera de nuevo. ¡Un bañito delicioso!

 

Para el camino de vuelta nos esperaba la misma aventura pero ya sabíamos lo que nos esperaba, así que volvimos más rápido. Tuvimos un almuerzo tardío en un restaurante de carretera y sobre las 4 pm volvimos a “Paradise beach”.

Antes de cenar, los últimos estragos del monzón nos azotaron. Llovía brutalmente. Otros nuevos amigos, un chico polaco y una chica suiza, trajeron algo de ron para superar el mal tiempo 😉

Tras la cena seguimos hablando y hablando. Más tarde vi que mis colegas alemanas (las había conocido la noche anterior) tenían algo de vino, así que me uní a celebrar lo que fuera que estaban celebrando. Acabamos bailando salsa en la playa (o intentándolo en mi caso) y dándonos un bañito nocturno.

Sobre la 1 o 2 de la mañana y ya con el puntillo, era el momento de irse a dormir.

 

De relax en Paradise Beach – Día 8

Éste fue uno de esos días en los que no necesitas aventuras y sólo te apetece relajarte donde sea que estés, en la playa en este caso, así que eso hice.

Me pasé todo el día leyendo, dándome un chapuzón, de cháchara, otro chapuzón, más lectura y más cháchara. Después de cenar, algo más de charla y planeé la aventura del día siguiente con las alemanas.

Tocaba visitar otra playa de los alrededores, ¡Grandfather’s beach!
 

Grandfather’s beach. El mejor día – Día 9

Esta era la tercera noche que pasaba en ese lugar… Y la idea era quedarme una, pero la capullo-hamaca, la gente tan interesante que conocí en este sitio y las increíbles playas de los alrededores, hicieron que me quedara más días de los que tenía planeados.

Sin embargo, ya tenía decidido que ese sería el último y que al día siguiente empezaría mi viaje a Mawlamyine. Tocaba seguir avanzando y además, la gente que conocí, y que había hecho ese sitio tan especial, también se estaba empezando a marchar.

Me desperté sobre las 9 am, antes de que la cocina cerrase a las 9.30. Tomé unas tostadas con huevos y aguacate, una mezcla que a priori me parecía rara, pero que resultó estar deliciosa.

 

Después del desayuno, cogimos las motos y empezamos  el viaje a la playa Grandfather’s, a unos 45 minutos de Paradise beach. Usamos dos motos. Yo llevé a una de las chicas, lo que hizo el tortuoso camino aún más “interesante”. Pero todo fue bien.

Justo después de entrar en la carretera principal, paramos a echarnos algo de crema para el sol. ¡Achuchaba de lo lindo! Una ancianita adorable invitó a una de las chicas a sentarse con ellos, así que nos acabamos uniendo todos.

¡Eran geniales (nada nuevo ya)! Nos dieron agua fresca, un racimo de bananas, piruletas y unos abanicos para matar el calor. ¡Incluso nos ofrecieron echarnos una siesta dentro si estábamos cansados! Después de estar un rato con ellos volvimos a la carretera, eso sí, no sin antes echar una foto de familia 🙂

 

Foto familia Dawei

 

Llegando a Grandfather’s beach

Justo unos metros más adelante, en la carretera principal en dirección a Dawei y sin salir del pueblo, giramos a la izquierda. Seguimos el camino de tierra durante unos cuantos metros hasta que llegamos a un curioso pueblo de pescadores. Todo estaba muy colorido y parecía que algún festival se estaba organizando por allí.

 

Plaza pueblo Grandfather's beach

 

Tras cruzar el pueblo, girar a la derecha cuando no existe la opción de seguir recto y 10-15 minutos siguiendo el camino, llegamos a la entrada de Grandfather’s beach”.

 

¡La playa!

Era sobre la 1 de la tarde así que la marea estaba todavía alta. Esperamos un ratito ahí y sobre las 2, pudimos pasar a la playa, ¡ESTA PLAYA!

 

Imágenes Myanmar Birmania Playa grandfather abuelo Dawei

 

La playa es ENORME y totalmente vacía. La arena se había quedado dura al bajar la marea, así que fuimos con las motos hasta el final de la playa, ¡una experiencia genial! Creo que mejor enseño un vídeo (gracias Yonci por el trabajo de cámara 😉 ).

 

 

Llegamos a la parte más al norte de la playa, donde un río separa la playa en dos. De ahí era posible ver la otra playa y con la marea baja, en algún momento del año sería posible cruzar, no ese día. Nos bañamos durante un par de horas y emprendimos la vuelta a Paradise beach.

 

Merodeando por un pueblo de pescadores birmano

Cuando pasamos por el pueblito de pescadores, sentimos una atmósfera y energía tan buena que decidimos parar las motos y tener una comida tardía (4.30 pm) allí. Tomamos unos noodles con sopa y pagamos unos 2.000 kyats (1.3€) entre los tres.

Después caminamos por el pueblo, todos los niños se acercaban a decirnos hola con sus caras curiosas o a preguntarnos cómo nos llamábamos 🙂

 

Pueblo Grandfather's beach

 

Niños alrededores playa Grandfather's

 

niñas thanaka

 

Ya era de noche, sobre las 6 de la tarde, así que volvimos a Paradise beach.

Había sido un día súper-intenso y lleno de momentos especiales. Cena ligera, algo más de charla y ¡llegó el momento de disfrutar de la última noche en la crisálida!
 

Bye bye Dawei. Siempre te recordaré – Día 10

Llegó el momento de despedirse de este lugar tan especial. Me desperté sobre las 9 para tomar el último delicioso desayuno con esas vistas de un sueño.

Planeaba irme sobre las 10.30 para llegar a Dawei antes de las 2 pm y devolver la moto a tiempo (la había cogido hace 6 días a las 2 pm), ya que no quería pagar un día extra por unas pocas horas.

Mis queridas alemanas se fueron antes que yo, sobre las 10, así que llegó el momento de decir adiós. Éste es uno de los peores momentos, si no el peor, de viajar solo… dices adiós demasiadas veces.

Otro sentimiento típico viajando solo, es que aunque conoces a mucha gente, no haces amigos de verdad y la cosa se queda en amistades que no perduran en el tiempo. Nada de lo que extrañarse si estás yendo de un lugar a otro cada 2-3 días. Pero muy de vez en cuando, te cruzas con gente con la que forjas vínculos muy fuertes en muy pocos días y que esta vez sí, se prolongan en el tiempo. Esto es lo que sentí con estas chicas.

 

Después del adiós, me quedé un rato más disfrutando de los últimos momentos allí.

Era ya la 1 (el tiempo vuela en el paraíso), así que estaba bastante fuera de horario. Me puse en marcha, el paisaje genial, la estampa maravillosa, pero ya he hablado de esto antes, así que me lo salto 😉

Paré para comer sobre las 2 de la tarde en el mismo sitio que había parado en la ida. El mismo chico del otro día estaba allí. Se le notaba sorprendido y contento al mismo tiempo de ver que había vuelto a su modesto restaurante de carretera. Misma comida y mismo veredicto, ¡todo delicioso!

 

Playas alrededor Dawei
Playas visitadas en los alrededores de Dawei

 

A las 4.30 de la tarde llegué a Dawei. Tuve que sacar dinero para pagar la moto (los únicos cajeros de la zona están en la ciudad de Dawei) y lo conseguí en el tercer cajero que probé. Los otros no funcionaban. Ten paciencia con los cajeros en Myanmar, especialmente si te sales de los 4 principales puntos turísticos (Yangon, Mandalay, Bagan y el lago Inle), la mayoría de población birmana usa sólo efectivo.

 

El plan era coger el bus que partía a las 5.30 pm, dormir una o dos noches en Mawlamyine y luego subir a Hpa-An.

Como casi siempre iba con el tiempo justo. Dirik, un chico que trabajaba en la tienda donde había alquilado la moto, me llevó hasta la estación. ¡Me salvó la vida! Si no hubiera sido por él no habría llegado a tiempo, así que quise darle una pequeña propina de 2.000 kyats (1.3€) por el favor.

Pero él me dijo: no tío, ¡no quiero dinero! Somos amigos. Hablamos un ratillo más, pero mi autobús a Mawlamyne partía pronto, así que nos despedimos y me fui.

Esta fue la primera vez que cogía un autobús grande, y no un minibús, en Myanmar. La comodidad es definitivamente mejor aunque el autobús va algo más lento (lo cual puede ser hasta una ventaja, que les gusta mucho la velocidad por estos sitios). Llegamos a Mawlamyne en 7 relajadas horas y lo mejor, ¡sin sobacos en la cara o gente vomitando por los alrededores!

 

Esto es todo por el momento, ya van 10 días de viaje pero aún hay muchas aventuras y consejos por delante. ¡Deja tu email aquí debajo si no quieres perderte el resto del viaje! Y si no puedes esperar, aquí te dejo las mejores 50 fotos del viaje 😉

 

Sergio Molino

¡Eyyyy! Soy Sergio, un tipo de ventipico años, curioso, aventurero y amante de la innovación, nuevas ideas y, por supuesto, de Ambitious Tracks ;) Únete a nuestra aventura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *