I. El nacimiento de nuestro bebé

¿Iluminación de la bombilla? ¿Una visión en sueños? ¡Para nada!

Las ideas y teorías innovadoras normalmente surgen tras un proceso de reflexión, búsqueda de una solución o como consecuencia de eventos que ocurren en nuestro entorno. Aunque es más vendible decir que Newton descubrió todo con el golpe de una manzana, había mucho más detrás de su teoría de la gravedad.

 

TOA_1_idea_sp

 

En este primer artículo de NUESTRA AMBICIÓN, quiero explicar el proceso y las situaciones que dieron pie a la idea final de AMBITIOUS TRACKS y mostrar como la creación/innovación es siempre un proceso y no el extendido momento eureka que tan habituados estamos a escuchar.

De hecho, es difícil especificar cuando me vino a la cabeza la primera idea y decidí empezar este viaje, pero más o menos, todo empezó hace un año y medio.

 

Más que un viaje

Era Abril del 2015, estaba visitando a mi querido Borja, amigo y ahora cofundador de Ambitious Tracks, en China. Éste fue un viaje diferente para mí. Durante el viaje no planeamos demasiado el programa, yo no estaba acostumbrado a viajar de este modo pero dado que estábamos en el terreno de Borja (había vivido en China ya durante unos meses) no me opuse.

 

TOA_1_china2

 

Dormimos en el suelo de trenes de 14 horas mientras grupos de chinos armados con cámaras nos fotografiaban totalmente destruidos, llegamos a un pueblo de dos calles por la noche, sin alojamiento y teniendo una dura ruta al día siguiente, nos bajábamos de autobuses entre diferentes ciudades donde creíamos que era más apropiado (sin tener ni idea), reservábamos hostales horas antes de llegar a ellos, pedíamos comida sin saber que aparecería en el plato, y este tipo de cosas que pasan cuando no planeas nada en un viaje (¡¡lo cual es genial!!).

Sorprendentemente, todo fue fluido y sin demasiado estrés, ¡así que misión cumplida! Aunque Borja estaba acostumbrado a este estilo de viajes, yo experimenté por primera vez la libertad de viajar sin prisa e improvisando cada par de horas.

 

TOA_1_china1

 

Inspiración tras la resaca del viaje

Ya era finales de Mayo de 2015 y cuando volví de China mi contrato de alquiler ya había acabado, pero aún tenía que estar otros 3 meses más por los alrededores de Milán y ocuparme de mis obligaciones en la universidad. Ya que no había buenas opciones de alquiler para cortos periodos, ¿por qué no una experiencia Workaway? (Intercambio de alojamiento y comida por algunas horas al día de trabajo)

Busqué casas por los alrededores de la Lombardía (Italia) y encontré un lugar genial por la zona de Lago Maggiore, en medio de un bosque y con unas vistas increíbles. La pareja que me acogió fue muy inspiradora para mí. Uno de ellos había viajado dos meses por India en bicicleta y había hecho autostop desde Italia hasta Noruega cuando era joven, hace unos 30 años, ¡¡y todo eso sin Internet!! 😮

Sentí un punto de inflexión en este Workaway y no sólo fue debido a sus inspiradoras historias, sino a las toneladas de tiempo que tuve para pensar. Mi trabajo era simple, cortar madera, mover madera, limpiar el jardín y volver a mover más madera, tareas rutinarias que podía hacer sin fundir demasiadas neuronas. Tuve mucho tiempo para pensar sobre muchas cosas, como por ejemplo, mi futuro o una forma de viajar periodos largos sin arruinarme en el intento.

 

El primer boceto

Era Junio de 2015 y, ¡se me ocurrió la gran idea de un blog de viajes! ¡Qué idea tan original hoy en día! (para nada, soy consciente de ello). Durante un tiempo intenté refinar la idea, añadir cosas diferenciadoras, hablar con amigos sobre ello, buscar otras alternativas y buscar un socio de locuras.

Pero un blog de viajes no era tan escalable y grande como lo que estaba buscando. Gran parte de los blogs de viajes crecen en torno a la figura de una persona (el/la blogger), lo cual es genial y yo soy su primer lector, pero no acababa de encajar con la idea que tenía en mente. Debería ser algo más impersonal y escalable pero con la cercanía y credibilidad que consiguen los/as bloggers.

Otra opción era algo como una revista, una revista de viajes y aventuras sonaba bastante bien. ¡El nuevo Lonely Planet! Eso sonaba mucho mejor y más ambicioso 😉 Sin embargo, nos dimos cuenta (Borja ya estaba a bordo) que había muchos bloggers y revistas cubriendo viajes, destinos paradisíacos y aventuras alrededor del mundo. Así que nos tocaba pensar algo diferente para añadir más originalidad a nuestro bebé. Algo más era necesario.

 

La otra cara de la moneda

Era ya finales de Agosto 2015 y yo estaba literalmente derritiéndome en Madrid mientras intentaba escribir un trabajo de fin de máster. La idea de la revista de viajes había sido aparcada por un tiempo hasta que descubrí un maravilloso lugar que había abierto recientemente en Madrid, el campus de Google. Ya había otros tres por el mundo en Seúl, Londres y Tel Aviv, y este era el cuarto (a día de hoy hay dos más, en Sao Paulo y Varsovia).

 

TOA_1_campus-google-madrid-r

 

El campus es un lugar abierto a todo el que quiera pasarse en el que, básicamente, personas se reúnen en torno a varios eventos e intercambian diferentes ideas. Antes de esto, yo ya era un apasionado del mundillo de las startups, pero era algo que no me esperaba encontrar en España, me sonaba más a cosas de Londres o Silicon Valley.

Así que un día me acerqué con un amigo para ver qué sucedía por allí y, tengo que decir, que el ambiente era brutalmente inspirador. Después de la charla, todo estaba perfectamente preparado para interactuar e intercambiar ideas con el resto de asistentes, y la mejor parte, CERVEZA GRATIS en la cafetería para hacer fluir el networking 😉

Nos quedamos allí hasta que se quedaron sin cerveza y el guardia nos echó del edificio. ¡La energía de toda esta gente era increíblemente contagiosa y escuchar sus historias, ambiciones y experiencias fue totalmente abrumador!

Ese día, cuando estaba volviendo a casa pensé que estaría genial conectar de algún modo la revista de viajes con estas historias inspiradoras y grandes proyectos. Como me sorprendí del alto nivel que teníamos en España, me pregunté si esto también ocurriría en otros lugares del mundo exceptuando los más de moda. Casi sin darme cuenta, había descubierto el punto clave que haría a nuestro bebé especial. Debíamos viajar no sólo para descubrir nuevas culturas y paisajes, sino para encontrar la innovación e historias inspiradoras de estos jóvenes emprendedores desbordantes de pasión, sin importar donde se encuentren.

 

Y… ¡bang! La idea final

Al día siguiente hablé con Borja, aún recuerdo cuando en nuestros diecimuchos nos conocimos en la universidad y hablábamos de construir cosas nuevas y de las empresas que ya lo estaban haciendo, teníamos conversaciones infinitas sobre los modelos de negocio que podrían triunfar y los que no, así que ya sabía de antemano lo que me diría. Le encantó la idea.

Así que esto fue, la nueva aventura iba a ser una revista online sobre viajes y emprendimiento. Viajaríamos alrededor del mundo buscando tecnologías disruptivas, apasionadas startups y emprendedores, mientras al mismo tiempo disfrutamos de diferentes culturas y lugares. Y escribiríamos sobre las dos caras de la moneda.

Era septiembre de 2015 y AMBITIOUS TRACKS ya había nacido.

 

Volviendo la vista atrás

Como habrás podido ver, fueron una serie de situaciones y hechos los que condujeron a la idea final, y sin uno de estos hechos, podría haber sido algo diferente de lo que hoy día es Ambitious Tracks.

Sin el viaje a China no habría experimentado la grandiosidad de viajar aleatoriamente y sin planes, sin la inspiradora experiencia Workaway y la cantidad de tiempo que tuve para pensar, no habría tenido la primera idea de una revista de viajes online y sin la asistencia a esa charla, no habría pensado el rasgo diferenciador de nuestro bebé.

Con todo esto, he aprendido que es importante no ignorar ni subestimar los hechos y situaciones que pueden llevarte al objetivo que estás persiguiendo. Aunque el objetivo no esté del todo claro y los hechos parezcan no estar demasiado conectados con el mismo, sólo piensa e imagina abiertamente, nunca se sabe de dónde puede venir la inspiración. Como dijo una vez Steve Jobs, es sólo posible ver la conexión de los puntos cuando miramos hacia atrás.

El viaje ya ha empezado, sube a bordo y disfruta nuestra ambición 😉

Sergio Molino

¡Eyyyy! Soy Sergio, un tipo de ventipico años, curioso, aventurero y amante de la innovación, nuevas ideas y, por supuesto, de Ambitious Tracks ;) Únete a nuestra aventura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *