C21 be Brave. We are. We do. Different – Startup de la semana

Ya quedaban pocos días para el inicio de la aventura fuera de mi tierra, pero aún tenía tiempo para conocer una start-up más, C21 be brave.

C21 es una start-up madrileña que vende relojes con diseños muy originales a través de su página web. Pero cómo más tarde me harían ver sus fundadores, C21 be brave, ya no sólo va de relojes. Es mucho más.

Logo C21 be brave

Llego a sus nuevas oficinas. Como ya me había dicho Raúl, aún están vacías y solo hay algunas mesas, sillas y algo de stock guardado, pero se respiraba ilusión y grandes proyectos. Especialmente cuando conozco a Raúl y a Rafa, co-fundadores de C21 be brave, y me explican todas las ideas que tienen en mente para amueblar y decorar la nueva oficina.

Para ir directamente al grano, sólo clicka en los iconos de aquí abajo.

 

Fundadores Startup          Idea Startup          Proceso Startup

renovacion          Futuro Startup          8-consejos

¿Quién está detrás de C21 be brave?

Los fundadores son tres: Raúl, Rafa y Jaime. Todos han estudiado Ingeniería industrial en la Universidad Politécnica de Madrid, tienen 24-25 años, son de Andalucía e iban al mismo colegio mayor en Madrid. Han tenido muchas cosas en común, lo que les hizo crear lazos de amistad muy fuertes.

 “Siempre hemos sido bastante emprendedores, nos gusta crear cosas. La verdad que nos dimos cuenta rápido de que la ingeniería no nos gustaba demasiado. Lo nuestro era montar cosas. Ya tuvimos un negocio de pulseras en el mundial  que ganó España.

Hicimos unos diseños en Powerpoint. Dos diseños simples, nada del otro mundo. Miramos en Internet y vimos que había una empresa en Barcelona que era intermediaria de una en China. Hicimos un pedido de 1.000 pulseras, a 0.26€ + IVA cada una y las vendíamos a 3€.

¡Fue el negocio más rentable de nuestra vida! Vendimos más de 2.000 pulseras, sin web ni nada, todo por el boca a boca. También nos acompañó la suerte. España ganó ese mundial y todo el mundo quería pulseras para la final.”

 

fundadores c21 be brave

 

¿De dónde viene la idea de C21 be brave y cuál es su porqué?

Tenían la visión de querer montar una empresa antes de acabar la universidad. El último verano de la carrera fueron las Jornadas Mundiales de la Juventud en Río (2013). El Papa Francisco empezó a dar mensajes renovados y de aire fresco a los jóvenes. Los valores no dependían de color ni nacionalidades.

 

Jornadas mundiales juventud JMJ

 

Ellos se veían muy identificados con esas palabras.

“Nosotros somos cristianos, pero hoy en día todos tenemos amigos de otros países, colores, religiones y condiciones sexuales. Pero nos da igual. Lo importante es el respeto entre nosotros y que seamos buenas personas. Son valores humanos. Este respeto y la valentía de los jóvenes por luchar por lo que creemos es lo que nos pedía el Papa en las JMJ.

Entonces pensamos ¿cómo podemos hacer que este mensaje se transmita entre los jóvenes pero de forma más atractiva? ¿Por qué no hacemos una marca de relojes que transmita todo esto? “

Ese agosto de 2013 fue el primer momento en el que surgió la idea.

 

Los primeros pasos y problemas

En octubre, cuando Raúl volaba a Madrid desde Londres, vio unos relojes que podían ser el estilo que representase lo que él tenía en mente.

“Lo vi claro. Cuando llegue a Madrid, hablo con Rafa y Jaime, y lo hacemos.”

Rafa estaba en París y Raúl y Jaime en Crandfield.

“Al principio fue un poco lío. Pero lo bueno es que Crandfield era un aburrimiento. No había nada que hacer, así que tuvimos tiempo para dedicarnos al proyecto.”

 

La primera pregunta que se hicieron era obvia:

¿Cómo hacemos relojes? No teníamos ni idea claro. Pues fuimos a Google. Con las pulseras fue rápido así que pensamos que con esto sería igual. Además queríamos fabricar en España, pero no fue tan fácil. Encontramos un proveedor en Córdoba que fabricaba a una marca que conocíamos, así que nos lanzamos a fabricar con ellos.

El 30 de diciembre de 2013 tuvimos la primera reunión.

A la reunión llevaron los diseños de lo que querían. Y como me confiesan, también en Powerpoint.

Al buscar proveedor de estuches, vieron que hacía falta invertir en maquinaria. Alrededor de 500-600 euros. Entre los costes del packaging y los relojes, empezaron a echar cuentas, y consiguieron juntar 16.000€ entre los 3. Esta sería toda la inversión que aportarían al proyecto.

“Queríamos vender a 20€ al principio, pero no salían las cuentas. Al final hemos tenido que vender a 45 y 65€ y apuntar a la gama media del mercado.”

 

Web c21 be brave

 

Primer  problema. Proveedores

“El primer pedido llegó el 20 mayo de 2014, y lo habíamos pedido en diciembre de 2013. El tiempo de fabricación es muy alto. El proveedor no era muy serio y tuvimos muchos problemas.

No queríamos dejar de trabajar con él porque no teníamos otro proveedor. Además aunque tardaba mucho, la calidad era buena.

En junio de 2014 nos pusimos a vender, en julio ya hicimos otro pedido y para agosto ya habíamos recuperado la inversión.

Íbamos a muchos pop-ups. Cogimos la última época dorada de éstos. Eran eventos físicos donde ibas a vender tu producto. La gente te iba conociendo y se llevaba tarjetas. Poco a poco.

Ese fue nuestro punto clave para empezar, aunque es verdad que nos matábamos. Nos pasábamos todo el día ahí. Sin parar. Era agotador, me estoy cansando sólo de recordarlo.”

 

En las Navidades de 2014, pasaron a vender más de los 1-2 relojes diarios que solían vender. Era como un cuentagotas dicen.

Vendíamos por inercia, íbamos a las ferias y boca a boca. Para el siguiente pedido contactamos a unos proveedores de China y les hicimos un pequeño pedido, para ver como trabajaban. Pero el pedido de Navidad se lo pedimos a nuestro proveedor tradicional.

Era el 22 de diciembre de 2014 y teníamos un evento importante en el que nos habíamos dejado mucho dinero y los relojes no llegaban. Justo llegaron el mismo día del evento, casi nos da algo.

Y en ese evento nos fue de lujo. Estuvimos vendiendo unos 100 relojes al día.

Fue la primera vez que nos dimos cuenta que C21 be brave tenía un producto atractivo. Por la web también subieron las ventas, empezamos a vender 30 relojes diarios en esas fechas.”

Les llegaron los éxitos, pero según me cuentan, estuvieron varias semanas viviendo muy al límite.

“Nuestros días eran eventos por la mañana de 9 a 9 y luego por la noche a montar relojes hasta las 3 de la mañana. La correa y la esfera en la web están unidas, pero nosotros lo recibimos todo separado para poder hacer las combinaciones que queramos y ensamblar en función de la demanda, un típico modelo Assembly to order (ATO).

 

Modelos étnicos de C21

 

Luego además teníamos que estudiar.

Sentía que mi cuerpo iba a decir basta en cualquier momento. Esos días fueron durísimos.” – dice Raúl.

 

Segundo problema. Envíos

Por si fuera poco, se les acumulan los problemas en esas Navidades de 2014.

“Hasta entonces no estábamos preocupados por las empresas de transportes. Los mandábamos por correo y listo. Nunca habíamos pensado en contratar a una empresa de correo seria.”

Rafa iba todos los días a Correos  para llevar los paquetes, pero muchos días tenía que hacer colas de 1 hora.

Normalmente llevaba 1-2 paquetes al día. En esta época llevaba 25 ó 30.

Por esas fechas Correos colapsa durante unos días y no se puede enviar nada.

Acumulamos unos 80 pedidos que no llegaban a la gente. La gente nos llamaba quejándose. Encima en Navidad la gente lo quiere para el día siguiente y Correos tardaba unas 72 horas.

Ahí vimos que eso no era sostenible si queríamos dar un buen servicio al cliente. Empezamos a trabajar con Nacex, una empresa privada, y estamos muy contentos.

El precio era más caro, pero los relojes llegaban en menos de 24 horas y con garantías. Era un relax increíble después de todo lo que habíamos vivido.”

 

En el verano de 2015 Rafa acabó la carrera y se empezó a meter al 100% en C21 be brave. En septiembre Raúl empezó a trabajar en una consultora tras haber acabado un máster en finanzas.

Antes de las Navidades de 2015 hablaron sobre el futuro de C21 y Raúl decidió que en Febrero de 2016, dejaba el trabajo para dedicarse enteramente a la start-up.

“No fue una decisión fácil, me pasé muchas noches pensando a ver como se lo decía a mis padres.  Después de que te hayan pagado una carrera, dos másters y ya estar trabajando con un buen sueldo, lo dejaba todo para ponerme a “vender relojes”.

Eso para los padres es duro… Hasta que esto ha funcionado nos hemos tirado mucho tiempo siendo los tontos de los relojes. Ahora ven cómo va todo y se sienten súper-orgullosos. Pero no siempre fue así.”

 

La debacle

“En la Navidad de 2015 ocurrió el caos absoluto con nuestro proveedor tradicional.”

La Navidad anterior se habían quedado sin relojes y esas Navidades no podía ser así. Apostaron muy fuerte, hicieron un pedido de 3.000 relojes (antes pedían de 1.000 en 1.000).

El pedido fue en julio de 2015, tenía que llegar en octubre y llegó a finales de noviembre. Aun así llegó para el momento clave.

Las correas que pidieron fueron en gran parte de ante, un material novedoso que estaba funcionando muy bien.

Modelo ante C21

 

“Se estaba vendiendo genial, estábamos muy motivados. Pero a los pocos días nos empezaba a llamar la gente diciendo que las correas se deshacían. Nos mandaban fotos y era tal cual. Pasabas el dedo fuerte y se iba todo el ante y esa era la apuesta fuerte de Navidad.

Hablamos con el fabricante y le contamos la situación, al ver su pasividad y decirnos literalmente que no era el fin del mundo… explotamos. Era el producto estrella de la Navidad y no podíamos vender ni uno del nuevo pedido. ¡No nos lo podíamos creer!”

Desde entonces mandamos todos los modelos al proveedor chino y empezamos a fabricar todo con ellos. Jamás nos han dado ningún problema. El precio final nos sale igual, pero los relojes son de mejor calidad.”

A pesar de todo, esas Navidades les fue increíble. El ante no defectuoso se agotó muy rápido, pero la gente compró otros modelos y acabaron vendiendo todo lo que les quedaba en stock.

“En las Navidades de 2015 facturamos 50.000 euros y ya vimos que la cosa empezaba a ponerse seria. Había que dedicarle más tiempo. Y todo esto solo por la web, sin pop-ups.”

Como acordado, en febrero 2016 Raúl dejó el trabajo. Rafa y él se pusieron en serio. Comenzaba una nueva etapa en C21.

 

El nuevo C21 be brave

“En marzo 2016 nos pusimos en serio. La cosa cambió radicalmente. Profesionalizamos todo mucho más.

Montaron la oficina en el salón de su casa (Rafa y Raúl compartían piso). Ahí se hicieron una pregunta importante.  ¿Y ahora qué? ¿Por dónde empezamos?

“Bajamos a comprar una pizarra y todo. Para empezar a motivarnos.

De ahí empezamos por Google Analytics. Nos quedamos alucinados con los datos que había, jamás habíamos tocado esto.”

Ahí pudieron ver la demografía de sus clientes y empezaron a invertir en anuncios de Facebook.

También decidieron los KPIs (indicadores clave de rendimiento) que más les interesaba.

“No sabíamos que era el porcentaje de rebote, empezamos a mirar y a estudiar sobre ello para mejorarlo. Hubo mucho ensayo y error y test A/B, pero hicimos progresos.

 Empezamos a tomar todas las decisiones en base a datos y dejamos la intuición un poco de lado. Nos dimos cuenta que en cuanto a anuncios, Facebook nos funcionaba mucho mejor que Google, además de permitirnos interaccionar más con nuestros clientes.

Pasamos de ser dos amigos trabajando en el salón de casa e invertir 300€ mensuales en Facebook, a en pocos meses contratar dos becarios, meter 3.000€ mensuales en anuncios de Facebook  y trasladarnos a un espacio de co-working en la Castellana.”

 

En esta etapa se dieron cuenta de una valiosa lección. No solo el marketing y el producto eran importantes. Todo en una empresa es importante y es necesario un equilibrio.

“Si consigues vender el producto pero el trato no es genial, esa persona no va a volver y le hablará mal de ti a sus amigos. La optimización de la web es muy importante también. Pasamos de tener un ratio de conversión del 1.5% al 7% en poco tiempo.

En Instagram también vimos que no sólo teníamos que subir fotos de relojes, teníamos que promocionar un poco el tema lifestyle. No podíamos contratar modelos, así que montábamos fiestas con amigos y contratábamos a algún fotógrafo para que sacase fotos.”

Con todas estas medidas, pasaron de vender 100 relojes de media al mes, a vender 700 de media a mitad de 2016 y cerrar el año con la impresionante cifra de 1.300 relojes.

 

Nueva oficina C21 be brave

 

En septiembre de 2016, han empezado una nueva etapa dentro del nuevo C21 be brave.

“Ahora sí, sabemos lo que hacemos, nos hemos trasladado a una nueva oficina, estamos 8 personas trabajando a tiempo completo y queremos crear una cultura de empresa.

Queremos traer a gente joven y con todo lo que hemos aprendido, queremos hacer locuras. Ya tenemos un producto que funciona, ahora queremos trabajar en lo que rodea al producto, queremos que la gente sea fan absoluta de C21 y lo que queremos transmitir.

C21 ya no es algo para hacer dinero como era antes. Ahora ya queremos crear algo mucho más grande, una marca y una cultura. Queremos ayudar y colaborar con todo el mundo que podamos.”

 

Ya desde el principio trabajan con la Fundación Takeli.

El fundador era profesor de su colegio, era de Togo. Un día, su hermano le llamó diciendo que tendrían que sacar a los niños del colegio por no tener dinero para pagar. Este profesor les pedía dinero cuando tenían 13-14 años. Le daban 1€ al mes cada uno y al final acabó construyendo un colegio.

 

Bohonde Togo c21 be brave

 

“Cuando montamos C21 quisimos colaborar con él. El primer año pagamos 115 matrículas, el segundo pagamos las de todo el colegio, más de 500. Ahora hemos lanzado la campaña seconds para ayudarles a construir un pozo en el poblado y que los niños no se tengan que desplazar varios kilómetros cada día a por agua.”

 

¿Y qué hay del futuro?

“Si hasta ahora hemos facturado unos 700.000€ (20.000 relojes vendidos), en 2017 queremos facturar más de 1 millón de €. Hemos acabado el año invirtiendo 10.000€ en anuncios de Facebook con un ROI muy interesante, así que somos optimistas sobre lo que traerá 2017.

En el futuro, no nos cerramos solo a relojes, pero hay que tener cuidado con donde entramos. Los errores ahora cuestan más caros que antes.”

¿Y en cuanto a mercados? Estaba seguro que este equipo no se iba a conformar solo con la Península.

Nos encantaría entrar en EEUU, es un mercado goloso pero muy caro de entrar. También es verdad que pueden pagar más por el producto, pero todavía no lo vemos claro.

Donde hemos visto que hay interés es en Italia y Alemania, sobretodo Italia. Nos compran un montón. La web está totalmente en español y aun así nos han comprado. Una vez afianzados en España y para el 2017 vamos a empezar entrando en Italia.

 

¿Algún consejo?

Arriesgar, arriesgar y seguir arriesgando.

“Especialmente si eres joven. Es el momento de perseguir los sueños. Si no salen bien, siempre habrá tiempo de volver a un trabajo que no te gusta para hacer dinero. El otro día pensaba lo duro que sería estar en el lecho de muerte y pensar…  ¿qué he hecho en mi vida? Me he dedicado a estar detrás de un ordenador toda mi vida metiendo datos como un robot.

¡Tenemos mucho más potencial que todo esto! Nos han llegado currículos de gente de 50 años. Esta gente quiere buscar cosas nuevas, una cultura de empresa, ilusión y energía. ¡Nunca es tarde para dar ese cambio!”.

 

Con este consejo acabamos una entrevista de casi 2 horas. Además de interesante, tengo que admitir que fue una entrevista muy divertida en la que nos reímos bastante.

La energía que desprenden estos dos emprendedores al hablar de sus proyectos es increíblemente contagiosa. No me cabe ninguna duda de que les esperan grandes éxitos en el futuro.

¡Muchas gracias por todo C21!


La próxima semana abandonamos España y… ¡nos vamos a Suiza para conocer a la siguiente start-up de la semana! Velohub nos espera allí.

¡Si no te la quieres perder, regístrate aquí debajo! ¡Hasta la semana que viene!

 

Sergio Molino

¡Eyyyy! Soy Sergio, un tipo de ventipico años, curioso, aventurero y amante de la innovación, nuevas ideas y, por supuesto, de Ambitious Tracks ;) Únete a nuestra aventura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *