Velohub y Blinkers – Startup de la semana

Tras abandonar Madrid, hice una pequeña parada en Milán para visitar a varios viejos amigos, pero no era allí dónde conocería la tercera startup de la semana, Velohub y su producto estrella, los Blinkers. Fue algo más al norte. En Zúrich, la ciudad más grande y capital económica de Suiza.

 

Logo Velohub

 

Me encuentro en la oficina de Velohub con Javi (CEO y co-fundador).

Velohub es una startup suiza que se dedica a fabricar soluciones integrales de seguridad para bicicletas, eso sí, sin descuidar el diseño y la experiencia del usuario.

 

Los Blinkers son su primer producto, unos intermitentes de diseño refinado, con luz de freno, láseres que marcan un perímetro de seguridad a ambos lados de la bicicleta por la noche y luces posicionales sensibles a la oscuridad.

Veamos un poco más en profundidad qué hay detrás de esta startup.

*Conversiones Francos-Euro a fecha Enero de 2017
 

Fundadores Startup     Idea Startup     Proceso Startup     Financiación Startup
 
Producción Ecosistema empresarial país     Futuro Startup     8-consejos

 

¿Quién está detrás de Velohub?

Detrás de Velohub hay cuatro amigos de entre 22 y 25 años, todos ellos españoles y estudiantes de máster en la ETH de Zürich, lugar donde se conocieron.

Javier Fernández, el actual CEO y entrevistado, estudió un máster en gestión. Javier Bilbao se encarga de las ventas y marketing y estudió un máster en gestión de la tecnología. Nico estudió un máster de ingeniería mecánica y por último Toni, con un máster de ingeniería electrónica, pero que acabaría abandonando el proyecto para unirse a una empresa suiza de drones adquirida por GoPro.

 

Equipo Velohub Blinkers

 

Según me cuenta Javi, la organización del equipo fue en base a aptitudes y actitudes. Él tenía un año de experiencia como project manager en P&G Bélgica y fue el elegido para ser el CEO.

“El otro Javi es un crack en el cara a cara, así que se fue a ventas a hacer los contactos. Nico es el ingeniero mecánico así que controla esa área. Al irse Toni, incorporamos a Ángel en la parte electrónica a tiempo parcial. El tío es un crack, a los 18 ya se montó su primera impresora 3D. A tiempo completo tenemos a Carlos, otro crack, que es el responsable de toda la parte electrónica.”

 

¿Cómo surge la idea de Blinkers y cuál es su porqué?

“Yo personalmente llegué a Zúrich sin ninguna pretensión de montar nada. Era un master de gestión, pero hasta ahí.

El momento justo fue al salir de una clase de Technology entrepreneurship (tecnología empresarial). Era una asignatura optativa que daba un serial entrepreneur (emprendedor en serie).  Salimos de esa clase pensando que había que crear algo.

Se puede decir que nos contagiamos del espíritu emprendedor que nos rodeaba. Vimos que mucha gente montaba cosas, que había mucho movimiento de start-ups y spin-offs, así que decidimos hacerlo.”

 

Me resultó interesante ver cómo en este caso, la idea de emprender vino antes que la propia idea sobre en qué emprender. Este caso deja clara la importancia que tienen los ecosistemas en el mundo de las startups.

Una de las claves a mi parecer es la confianza. Al ver como tanta gente alrededor, con las mismas capacidades que tú, monta cosas, te hace plantearte… ¿y por qué no podría montar yo una startup?

“Los siguientes días después de decidir hacer algo, yo siempre tenía una libreta a mano cuando salía a la calle. En cuanto me venía alguna idea a la cabeza, la apuntaba rápidamente.

Se nos ocurrió hacer algo con las bicis. A todos nos gusta el mundo de las bicis. Alguno de nosotros trabajaba incluso de bike-courier (bici-mensajero). Vimos que era un sector que estaba bastante a nuestro alcance.”

 

Logo Blinkers

 

Ya elegido el mercado, empezaron a refinar más la idea de Velohub y su primer producto, los Blinkers.

“Nos dimos cuenta que todo el mundo está súper-conectado hoy en día. Sin embargo, la gente va con muy poca o nada de tecnología en la bici. Aparte del diseño mecánico, no hay otro valor añadido. No se acaba de integrar la electrónica en la bicicleta del “mass market” (mercado de masas).

Pensamos primero en los intermitentes. En Zúrich ves cómo la gente levanta la mano para girar cuando va en las bicis y eso es un riesgo, además de que por la noche este sistema no funciona. El suelo mojado y las vías del tranvía por toda la ciudad aumentan aún más estos riesgos.

 

Empezamos a mirar más y pensamos en ir más allá. No solo intermitentes, sino una solución más integral y con un buen diseño del producto. Miramos el mercado y había algunos intermitentes que venían de China, pero no eran un sistema integral de seguridad propiamente dicho. Además la estética no era su fuerte.

Veíamos los comentarios de la gente que decía: ¡ni de coña voy a poner esta cosa horripilante en mi bici de 700€! Así que ya desde el principio buscamos hacer algo útil pero también bonito y estético.

Tras unos cuantos brainstormings y días de anotar ideas en libretas, encuentran el producto y la startup que quieren crear.

 

¿Cómo se monta Velohub?

Estaban a mediados de noviembre de 2015, cuando quedaron un día en el edificio del máster para desarrollar las ideas.

“A partir de ahí, fue lo que yo llamo el efecto piscina. Es como cuando entras en estas piscinas con suelo inclinado en las que te vas metiendo poco a poco y acabas metido hasta el fondo. Pues eso nos pasó.

En la misma clase en la que nos inspiramos para montar algo, nos trajeron a un miembro del club de emprendedores de ETH. Dijo que hacían un concurso de ideas para start-ups y que la ganadora podría ganar hasta 10. 000 francos (9.395€).

Al principio no pensamos en presentarnos. No habíamos hecho nada, sólo un par de reuniones y ya. Pero al final el equipo empujó y decidimos probar suerte.”

 

Era ya diciembre de 2015. Se pusieron en serio un fin de semana y perfeccionaron un poco más la idea de los Blinkers. En el concurso había 30 proyectos, 4 pasaban a la final por decisión de un jurado y uno por votación popular a través de Facebook.

“Pensamos que ahí estaba nuestra opción, confiábamos en que podíamos dejar una huella digital interesante y llegar a la final por esa vía. Contactamos a toda la gente que pudimos para que apoyara el proyecto. Al final lo conseguimos y llegamos a la final como el proyecto más votado online.

Hicimos un par de diseños, muy feos. Horribles comparado con lo que tenemos ahora, pero funcionó.”

 

Modelos de Blinkers antes y después

 

¿Y el dinero?

En la final consiguieron quedar terceros y ganaron 3.000 francos (2.818€).

“Con el dinero del premio compramos a Carolina, nuestra impresora 3D, que ya es una más del grupo.

 

2016 Club emprendedores ETH premio Blinkers

 

Pero con ese dinero no íbamos a ningún lado. Lo interesante fue que en el público había un señor que trabajaba en una aceleradora de start-ups, Swiss Start-up Factory.

Nos ofreció su programa de aceleración. Empezaríamos en febrero de 2016 y nos daban formación, equipo de soporte y oficinas, todo valorado en unos 50.000 francos suizos (46.972€) a cambio de un porcentaje de la empresa cuando se constituyese.”

 

Posteriormente hicieron una ronda de crowdfunding por recompensa a través de Kickstarter. Les fue muy bien, consiguieron sacar 50.000 €.

“El Kickstarter nos sirvió para validar un poco la idea de los Blinkers. Vimos que había interés y conseguimos una masa crítica de 500 personas que compraron el producto por adelantado. Esto en términos de feedback era muy valioso.

 

 

Tras el Kickstarter nos constituimos oficialmente como Sociedad Anónima. Eso en Suiza cuesta 100.000 francos (93.945€)… es mucho dinero, pero con menos tampoco haces demasiado aquí. Nos tocó poner algo de dinero a nosotros también, pero no fue el grueso.”

En Suiza las cosas son caras y el coste de vida alto, así que tuvieron que seguir levantando dinero.

“En septiembre de 2016 conseguimos cerrar una ronda con inversores privados en la que conseguimos 220.000 francos (206.679€). Con ese dinero nos dio para unos meses pero ahora (enero 2017) estamos negociando una segunda ronda.

La cifra aún no está clara. Va a depender del volumen de Blinkers que vayamos a fabricar, que a su vez dependerá de los contratos con distribuidores que consigamos firmar. Es la pescadilla que se muerde la cola. Pero te puedo decir que será una cifra entre 300.000 y 500.000 francos (281.835-469.725€).”

 

¿Tenéis algún socio para empezar la producción en masa?

“En septiembre 2016 hicimos un acuerdo con una de las mejores empresas de ingeniería suiza, Zühlke Engineering. A día de hoy nos hemos trasladado a sus oficinas para trabajar mano a mano con su equipo de ingenieros.

Ellos buscaban meterse un poco en el mundillo startup, así que nos ofrecieron participar en un programa específico para dar apoyo a startups. A cambio, nos tendrían como historia de éxito en caso de que todo vaya bien.”

Según me comenta Javi, están muy contentos con sus socios y el valor añadido que aportan a Velohub.

“Está genial estar con ellos en esto, especialmente desde el punto de vista de la eficiencia en costes y minimización de riesgos. En la fabricación en cadena es muy fácil mandar todo al garete por pequeños errores. Trabajar con una empresa que ha hecho estos procesos infinitas veces da mucha seguridad y tranquilidad.

Si hubiera un mínimo fallo y hubiera que arreglar o repasar toda la tirada (estiman que será de 7.000 unidades) supondría un coste inasumible para nosotros como startup.”

 

A día de hoy (finales de enero de 2017), se encuentran en el proceso de selección del utillaje necesario para comenzar la producción, que estiman que empezará en junio de 2017.

“En Kickstarter nos tiramos a la piscina. Dijimos que estaría listo para febrero-marzo de este año, pero fuimos muy confiados. Nos dimos cuenta que el producto tenía mucho margen de mejora. Queremos que el producto salga perfecto y eliminar todos los riesgos de la producción, y poco a poco lo estamos consiguiendo.”

 

Imagen web velohub blinkers

 

En toda start-up siempre hay momentos de crisis y estrés, así que intento indagar un poco sobre este tema.

“Uff… problemas muchos. Tuvimos una situación bastante curiosa antes de una feria de muestras que organizaba nuestra aceleradora. Siempre solemos tener algún prototipo de Blinkers a mano para enseñar a la gente. En ese momento sólo teníamos uno y teníamos que sacar unas fotos. Obviamente a la muestra había que llevar un Blinker así que tuvimos muchísimo cuidado.

Estábamos en la zona más cara de Zúrich. De repente el imán del Blinker falla y se cae al suelo. Antes de que pudiéramos reaccionar, un reluciente Ferrari le pasa por encima y lo destroza.

Nos quedamos sin prototipo el día antes de tener que enseñárselo a unas 200 personas. Te puedes imaginar… toda la noche trabajando a tope: soldando cables, pintando e imprimiendo en 3D. Al día siguiente todo el equipo con ojeras y sin dormir, pero conseguimos tener un Blinker que funcionase. “

 

¿Cómo es emprender en Suiza?

“El tema legislativo en Suiza es muy propicio para la proliferación de start-ups. Todos los procesos son simples y eficientes pero… es muy caro. A nada que tengas que contratar abogados para el papeleo se te disparan los costes.

Aquí la aceleradora nos ayudó mucho, ya tenían documentos modelo para muchas cosas, lo que nos ahorró mucho tiempo.

Constituir una empresa también requiere de mucho capital en comparación con otros países. Para una S.L. hacen falta 20.000 francos (18.789€) y para una S.A. 100.000 (93.945€).

El ecosistema es bastante maduro por aquí. Hay muchas iniciativas tanto privadas como públicas”.

 

Con la información que me da Javi, investigo un poco más sobre el ecosistema start-up en Suiza. Una iniciativa pública muy interesante es la que promueve la ICT (Comission for Technology and Innovation) o Comisión para la Tecnología e Innovación. En la web se describen cómo: la agencia federal responsable de promover la innovación a través de la provisión de fondos, consultoría y conexiones. También trabaja para asegurar que la investigación científica contribuye al crecimiento económico.

Dentro de esta iniciativa hay otra llamada “CTI Start-up” ya iniciada en 1996, bastante antes de que llegara la moda de las start-ups a Europa, con el slogan “llevar la ciencia al mercado”. También ofrecen coaching a futuros fundadores.

En cuanto a entes privados algunos serían: la aceleradora Swiss start-up Factory, el club de emprendedores ETH, Fintech Fusion en Ginebra, Kickstart Accelerator, Startup Camp, Venture Kick, Impact Hub Zúrich o Masschallenge, con una de sus sedes globales en Suiza.

Para los interesados en empezar algo en Suiza, ya tenéis por dónde empezar a buscar ayuda. Sin duda, las opciones son variadas.

 

Kickstarter Blinkers en Suiza

 

¿Y sobre el futuro?

“El objetivo principal es estar en las tiendas en Septiembre de 2017 y crear una red de distribución sólida en Europa. Suiza, Holanda, Reino Unido, Suecia, Dinamarca y Bélgica, son los países que tenemos en mente.

En cuanto a ventas, en 2018 queremos vender 20.000 unidades. Tomamos como referencia a otros jugadores de la industria y cómo les va a ellos. También hay que decir que ésta, es la cifra conservadora.

Si conseguimos hacer algún acuerdo B2B con algún fabricante de bicis o algún ayuntamiento para que instalen Blinkers en todas sus bicicletas, podríamos estar hablando ya de hasta 40.000 unidades.

El precio final de mercado estará entre los 90-140€. En función de las prestaciones que se elijan.

Pero estos jóvenes no se conforman con lo que tienen y ya tienen una visión de futuro muy clara.

La idea es gravitar hacia el concepto de IOT (Internet de las cosas). Queremos que nuestros accesorios también recojan información del terreno y que estén conectados al Smartphone. La experiencia del usuario y la seguridad son nuestros dos principales pilares.

En 5-10 años nos gustaría ser el referente en seguridad, innovación y experiencia de usuario en accesorios para bicicletas.

 

¿Algún consejo a otros emprendedores?

“El primero tirarse a la piscina. A veces procrastinas porque no tienes ideas, pero siempre va a existir una excusa para decir que no. Tengo un trabajo, ahora estoy en este deporte, tengo que acabar la uni, etcétera. Lo más fácil de encontrar en este mundo son excusas, si quieres siempre las encuentras. La cosa es empezar, aunque no se tenga una idea pero empezar a buscar cosas y ser proactivo.

 

Y el segundo consejo sería pedir ayuda. Me he dado cuenta aquí que la gente está súper-dispuesta a ayudar. Incluso gente con mucho dinero y poco tiempo, en general te hace caso. A la gente le gusta ver cosas nuevas y dar consejos.

Tampoco aconsejo guardar una idea por miedo a que la copien, hay que ir validándola y cualquier opinión puede ser útil. Recibir consejos, estar en el ecosistema, ir a reuniones y hablar con gente es fundamental.”

 

Con estos consejos en mente abandono las oficinas. Ha sido una charla muy interesante en la que he sido consciente de primera mano de un par de cosas.

La primera es que el ecosistema es fundamental para el éxito de una start-up. De ahí la importancia de que se promuevan estos, tanto por entes privados como públicos.

La segunda es que no hace falta un equipo de 100 ingenieros para fabricar un producto en masa. Basta con motivación, ganas y, claro está, nunca viene mal una ayudita de algunos expertos y unos cuantos francos, especialmente si se hace en Suiza.

¡Muchas gracias por todo Velohub! ¡Por cierto! Si no te quieres perder el lanzamiento de los Blinkers y seguir todos sus progresos, regístrate aquí.


¡Esto es todo por esta semana! Para la semana que viene cruzamos medio globo y aterrizamos en Asia, donde conoceremos a la start-up con el producto más innovador/curioso que hemos visto hasta ahora.

¡Regístrate aquí debajo y no te lo pierdas!

 

Sergio Molino

¡Eyyyy! Soy Sergio, un tipo de ventipico años, curioso, aventurero y amante de la innovación, nuevas ideas y, por supuesto, de Ambitious Tracks ;) Únete a nuestra aventura!

One thought on “Velohub y Blinkers – Startup de la semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *