AIME – Inteligencia Artificial para la Epidemiología Médica

Seguro que el verano pasado oíste hablar mucho del zika, ya que muchos atletas renunciaron a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro por miedo a este virus. Por suerte, no se registró ningún caso durante el evento. AIME y su plataforma capaz de predecir la localización y fecha exacta de brotes de enfermedades infecciosas como el dengue o el zika con tres meses de antelación probablemente ayudaron a conseguirlo.

Logo AIME - Inteligencia Artificial para la Epidemiología Médica

Me encontré con Dhesi Raja, co-fundador y Científico Jefe de AIME Inc., en Singapur, ya que fue uno de los diez Innovadores Menores de 35 elegidos para dar una presentación de tres minutos (un “elevator pitch”) en el EmTech Asia (puedes leer más sobre los mejores momentos y citas del evento pinchando aquí).

En esos tres minutos, Dhesi se las ingenió para presentar su startup con base en Silicon Valley, su plataforma para predecir brotes de dengue y zika con tres meses de antelación con una precisión del 86,37%, su aplicación móvil para “cazar” criaderos de mosquitos como si fueran Pokémons y sus planes futuros de expansión a otras enfermedades epidémicas como diabetes o hipertensión.

Si pudo hacer todo eso en tres minutos, ¡imagínate lo que pudo hacer en 30 minutos de entrevista!

No estamos seguros de que nuestras acciones vayan a salvar vidas, pero sí estamos seguros de que la inactividad mata – Dhesi Raja (Científico Jefe en AIME)

 

Fundadores Startup         Proceso Startup         Ecosistema empresarial país

Financiación Startup        Futuro Startup         8-consejos

 

Un Doctor y un Ingeniero informático, los cerebros detrás de AIME

Dhesi Raja (Malasia) y Rainier Mallol (República Dominicana), un médico de 32 años con un Máster en Salud Pública y un ingeniero informático de 25 años con un Máster en Redes y Administración de Sistemas respectivamente, vieron que formaban el equipo ideal y fundaron AIME en 2015.

 

Co-fundadores AIME. Dhesi Raja y Rainier Mallol
Izquierda: Rainier Mallol. Derecha: Dhesi Raja

 

Dos chicos con perfiles totalmente diferentes y de partes del mundo totalmente diferentes. Dhesi ya había estado investigando los factores que provocaban brotes de dengue durante dos años y medio cuando conoció a Rainier. Esto es lo que me dijo sobre por qué formaban tan buen equipo:

“Me di cuenta de que en materia de salud pública habíamos fracasado al intentar contener brotes de enfermedades. Si te fijas en el ébola, fracasamos; el SARS, fracasamos; y recientemente el zika, también hemos fracasado. El motivo por el que fracasamos es la falta de informática en los programas de control de pandemias.

Se ve mucha ciencia e innovación en finanzas, logística, transporte, incluso en campos de la medicina como la genómica, pero si hablamos de brotes de pandemias, en muy raras ocasiones se ve innovación. Necesitamos llevar la salud pública a otro nivel, no a la predicción estadística, sino a la predicción con Inteligencia Artificial.

Así que me apunté a la Global Impact Competition en Malasia, gané el primer premio y obtuve una beca de Google & ECM Libra para estudiar en la Singularity University, en la NASA. Presenté mi proyecto allí y entonces es cuando conocí a Rainier Mallol (también estudiante en la Singularity University) y me dijo que podíamos hacer algo grande”.

 
Siendo de la República Dominicana, Rainier estaba familiarizado con el tema del dengue. Cuando supo de la investigación de Dhesi, vio una gran oportunidad para aportar su conocimiento en Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático y hacer un modelo de predicción preciso. La semilla de AIME ya estaba plantada.

 

 

Desde Silicon Valley al mundo

“Fuimos seleccionados como uno de los cinco mejores proyectos de Silicon Valley y ganamos nuestra primera beca, FIX (Field Innovation Exchange Program), y fuimos a Río. Cuando el Gobierno de Río vio nuestro producto, les gustó y nos pidieron que les ayudásemos para prevenir dengue y zika en los Juegos Olímpicos.

Después de ayudar al Gobierno de Río, ganamos el primer premio en el King’s College de Londres y fuimos seleccionados entre los ocho mejores Jóvenes Innovadores en el campo de la Salud en Harvard. A raíz de eso el Gobierno de Filipinas nos conoció y nos pidió que fuéramos allí.

Dentro de poco vamos a tener presencia en seis países. Actualmente estamos en tres (Brasil, Filipinas y Malasia) y estamos hablando con otros tres (República Dominicana, Estados Unidos y la India).

Hemos desarrollado un sistema autónomo capaz de calcular 270 variables en 23 segundos de manera automática. Rainier Mallol ha creado APIs (Interfaz de Programación para Aplicaciones) para ello.”

 
¡270 variables para calcular la posibilidad de un brote de dengue! No me pude resistir y tuve que preguntarle a Dhesi cuál le había sorprendido más:

“Las tormentas. Porque es fácil entender que si llueve más, hay más agua estancada y por tanto hay más mosquitos, o que si el viento sopla hacia el oeste, hay más mosquitos en el oeste. Pero me sorprendió mucho el ver que cuando hay tormentas, observamos un mayor número de criaderos de mosquitos. No podría explicar por qué.”

 

AIME luchando contra el dengue en Río de Janeiro

 

¿Y qué hay de los problemas a los que tuvieron que hacer frente para alcanzar esta expansión?

“El mayor problema fue convencer a la gente en invertir para proteger al país. Si estás resfriado o tienes tos y vas a ver a un médico, estás dispuesto a pagar dinero porque ves que te recuperas al hacerlo. Pero no es nada fácil decirle a la gente que pague por una enfermedad que aún no tiene.”

 
En realidad, se podría ahorrar mucho dinero invirtiendo en prevención. ¡Más vale prevenir que curar!

Brasil gastó en 2015 entre 1100 y 1200 millones de dólares para combatir el dengue. ¡Eso es mucho dinero! ¡Y el zika ya le ha costado al mundo más de 3000 millones!

 

Una aplicación móvil para hacer la lucha contra el dengue accesible

Hasta hace poco, AIME había sido un servicio web solamente accesible a personal de los diferentes gobiernos. Cada vez que un gobierno les necesitaba, ellos iban allí, metían los datos y hacían las predicciones.

Una llamada de WEBE Community, una subsidiaria de Telekom Malasia, fue la causante de que eso cambiara. Juntos se pusieron a trabajar en el desarrollo de una aplicación móvil, que verá la luz en el App Store dentro de unos días (la presentación será el 18 de Abril en Kuala Lumpur).

“El Gobierno decía que era mejor no hacer pública la información y la aplicación, porque la gente podría entrar en pánico. Pero les dijimos que tenían que entender que si no compartimos la información con la comunidad nunca podrían saber que iba a haber un brote.

Es muy importante que la gente lo sepa para que puedan limpiar el área, porque estamos hablando de dengue, de mosquitos. Si limpias, no te transmiten la enfermedad. Si no limpias, entonces te la transmiten. Finalmente el Gobierno aceptó, así que creamos la aplicación.”

 
Una cosa es crear la aplicación, pero el verdadero problema era cómo hacer que la gente quisiera usar la aplicación del mismo modo que quieren usan Facebook o Snapchat.

“Hemos creado un modelo parecido al de perseguir Pokémons, pero en este caso lo que buscas son criaderos. Si los encuentras, haces una foto y nos la envías, y nosotros se la enviaremos al Ayuntamiento. Ellos enviarán gente a verificarlo, y en caso de confirmarse, ganas llamadas y datos móviles gratis. De este modo los usuarios están contentos, informan de los casos y el Gobierno puede ir allí y limpiar, eliminando la enfermedad.”

 

Pokémon Go

 

Tuve la suerte de poder ver la aplicación de AIME antes de que esté disponible en el App Store. A primera vista se parece mucho al Google Maps, excepto que hay un pequeño texto debajo del mapa que dice: “actualmente no estás una zona de riesgo”.

“Ahora no está conectado, podrías conectarlo cuando estés viajando por Asia. Si entras en una zona peligrosa, el texto te dirá que estás entrando en una zona de alto riesgo o riesgo moderado”.

 
Aparte de la similitud con el Pokémon Go, la aplicación tiene otras funciones muy interesantes:

Puedes preguntarle a AIME cuáles son las posibilidades de que tengas dengue. AIME llevará un seguimiento de tu viaje, así que puede ver las zonas de alto riesgo por las que has estado. Te hará algunas preguntas sobre tus síntomas y te diagnosticará si tienes que ir al médico o no.”

 

Singularity University

Llegados a este punto, muchos os estaréis preguntando qué es exactamente esa Singularity University donde nació el proyecto. Situada en el parque de investigación de la NASA en Silicon Valley (California, EEUU), la Singularity University ofrece anualmente un exclusivo programa de 10 semanas para talentos emprendedores. Es también una incubadora de startups y uno de los requisitos para ser aceptado es demostrar que tus habilidades pueden tener un gran impacto social.

“Solo aceptan un 3% de las solicitudes. Lo que hacen allí es intentar solucionar grandes problemas globales. En Singularity dicen que para ganar mil millones de dólares tienes que solucionar mil millones de problemas y mejorar mil millones de vidas.

Nos entrenan en varios tipos de problemas, así que de ti depende si quieres solucionar los grandes problemas mundiales del agua, de la salud o del medio ambiente. Yo fui a por los de la  salud, y ahí es cuando conocí a Rainier Mallol. Solo había 60 estudiantes en mi promoción.”

 

Dhesi Raja en la Singularity University, NASA

 

Para tener un impacto social tan grande, el entrenamiento se centra en cambiar el pensamiento lineal por pensamiento exponencial. Este tipo de pensamiento es el mismo que hay detrás de la Ley de Moore, la cual dio pie a la rápida expansión de la informática al doblarse cada dos años el número de transistores en un chip.

Tenía mucha curiosidad por saber cómo es estudiar allí. Me imaginaba que al estar en una institución tan selectiva, la presión sería enorme.

“No había presión, era fascinante porque allí nadie te va a menospreciar si tienes ideas locas. El problema que tiene Asia es que cuando presentas nuevas ideas la gente piensa en la rentabilidad de la inversión. Pero en Mountain View, en Silicon Valley, la gente no habla de dinero tan pronto, sino sobre cómo tu proyecto va a cambiar vidas o tener impacto en mil millones de personas. El dinero va a llegar una vez tengas eso claro.

También tuvimos fantásticas conferencias de los ingenieros de Google, de Ray Kurweil, uno de los inventores y el jefe de los ingenieros de Google,  de Guy Kawasaki, uno de los pocos que empezaron Apple con Steve Jobs. Fueron conferencias realmente excelentes.

Además nos ayudan a crear una red de contactos. Esto es muy importante en una startup. Porque puedes tener la mejor tecnología y la mejor idea del mundo, que si nadie te conecta con el cliente o la persona adecuada, no va tener éxito.

No estoy hablando solo de inversores, sino también de clientes. AIME ha sido capaz de mantenerse solo, sin ni un solo inversor. Nadie ha metido dinero. Hasta ahora nuestro modelo de negocio se ha basado totalmente en las suscripciones de los clientes. El cliente es el único que nos ha estado pagando, y nos está yendo bien.”

 

Financiando el proyecto

“El capital inicial lo pusimos Rainier y yo. Al tener nosotros los cerebros, no teníamos que pagar a nadie. Construimos el prototipo. Solo cuando intentamos expandirnos a Brasil, la Singularity nos apoyó con la beca FIX. Una vez allí, el Gobierno de Brasil financió el proyecto. Luego vino el Gobierno de Filipinas y en estos momentos es el Gobierno de Malasia el que nos paga.”

 
Yo quería saber si aparte de la beca FIX que ganaron en la competición, la Singularity University ayudaba a sus estudiantes a financiar sus proyectos:

No nos financian pero nos dan las herramientas. Depende de nosotros encontrar la financiación. Simplemente nos preguntan si queremos crecer con el dinero de los clientes, o si queremos inversión de un fondo de capital riesgo (VC) o de un inversor ángel.  Lo tienes todo en Singularity University. Pueden hacer que el hombre más rico de allí te escuche si lo que quieres es un inversor.”

 

Pero Dhesi y Rainier no estaban interesados en recibir inversión:

“No lo necesitábamos porque quería centrarme en la parte técnica, la Epidemiología, porque no hay mucha gente que entienda la parte epidemiológica detrás de la predicción de enfermedades. Hay muchos informáticos ahí fuera, todo el mundo está interesado en crear un buen modelo matemático. Pero al final acabas teniendo que salir a hacer trabajo de campo, porque lo que ves en una simulación es muy diferente del mundo real.

Claro que estoy de acuerdo en que es bueno tener inversores, pero creo que para nosotros es algo diferente, porque somos una startup académica. Uber se puede permitir enviar un coche al lugar equivocado. Nosotros no podemos. Cuando decimos que hay un 84% de posibilidades de que tengas zika, te apuesto lo que quieras a que es un 84%. No nos podemos permitir fallar en eso.”

 
Había leído sobre un intento de Google de hacer algo similar a lo que Dhesi y su equipo están haciendo con AIME. Se llamaba Google Flu Trends, y predecía los brotes de gripe. Unos años más tarde lanzaron un servicio similar llamado Google Dengue Trends. Los dos servicios fracasaron, ya que al parecer su capacidad de predicción no era lo suficientemente buena. ¿No tenían suficientes conocimientos de epidemiología?

“Correcto. Ahora se han dado cuenta de eso y están contratando epidemiólogos. Pero en este campo hay que contratar a epidemiólogos que tengan interés en la informática y la tecnología. Si no, no va a funcionar. Los médicos tienen su manera de pensar, siempre se creen que tienen razón. Es fácil trabajar con genios informáticos, pero trabajar con doctores no es tarea fácil.”

 

Google Flu Trends

 

Volviendo al tema del capital, Dhesi me contó que estaban explorando otras vías antes que levantar capital:

“Estamos hablando con una compañía de seguros para predecir  enfermedades cardíacas, hipertensión y diabetes. También hay una empresa farmacéutica que quiere que hagamos predicciones para ellos sobre los mejores sitios clínicos para hacer su estudio. Además, estamos teniendo conversaciones con el Gobierno de Florida para ayudarles con el zika.

Así que vemos que todavía no tenemos la necesidad de levantar capital. Por supuesto, si un buen inversor estuviera interesado… Ha habido unos cuantos inversores que nos han contactado, pero el porcentaje de acciones que pedían era demasiado alto. No queremos que nadie nos diga lo que tenemos que hacer.”

 

La visión de futuro para AIME

Cuando le pregunté a Dhesi sobre su visión para el futuro, obtuve una respuesta de las que me gustan, ¡una muy ambiciosa!

“Queremos ser el próximo Google de infecciones, enfermedades y  salud. Queremos que siempre que haya algo que ver con enfermedades, la gente piense en AIME.

Por ejemplo, si quiero irme de viaje a Brasil, Argentina, Chile o a donde sea, saber que tengo que preguntarle a AIME.”

 

Un consejo rompedor

¿Te acuerdas de cuando eras pequeño y tu mamá y papá te decían una y otra vez que escucharas a los mayores porque sabían más que tú? Puede que estuvieran equivocados:

No hagas caso a los expertos, porque son especialistas en decirte por qué no puedes cumplir tus sueños. Ellos ya son expertos en su campo, así que te van a decir por qué no puedes hacer esto o lo otro.

Incluso Thomas Watson, fundador y CEO de IBM dijo que en este mundo solo hacen falta cinco ordenadores, pero hoy en día todos tenemos uno. Así que creo que tenemos que dejar de escuchar a los expertos y empezar a perseguir nuestros sueños y seguir intentándolo una vez tras otra. Ya lo dijo Elon Musk: mientras sigas una teoría basada en el razonamiento, vas a cumplir tu sueño.”

 

Dhesi Raja en TEDx Kuala Lumpur

 

¡Muchas gracias Dhesi por este revelador consejo! Seguiremos muy de cerca el crecimiento y expansión de AIME. ¡Desde luego el mundo necesita más startups como esta!

 

Dhesi Raja y Borja Bonet en el EmTech Asia

 


De Singapur a Laos. Apuesto a que no tienes mucha idea de cómo está el ecosistema startup de Laos. Estuve allí y tuve la oportunidad de entrevistar a algunos de los  pioneros locales. ¡Deja tu e-mail aquí abajo si no quieres perderte lo que me dijeron! 😉

 

Borja Bonet

¡Buenas! Soy Borja, encantado de formar parte de este proyecto y poder compartir ideas y experiencias con vosotros. ¿Y tú, te apuntas? ¡Bienvenidos a Ambitious Tracks!

One thought on “AIME – Inteligencia Artificial para la Epidemiología Médica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *